Historia de la Literatura Persa

       por Saeid Hooshangi

     Historia de la poesía persa

 

       LA LITERATURA DARÍ

 

La poesía persa "Dari" nació en el siglo IX con poetas como Mohammad Ibn-e Vasif ( ~ 250 h. / 863 d. C.), Firuz Mashreqi (283 h.), Abusalik Gorgāni (265 h. / 878 d. C.) etc... Un siglo más tarde, el persa ya se había convertido en una lengua formada, madura y melodiosa. Los poemas de Rudaki Samarqandí, el famoso poeta del periodo Samaní (siglo X) considerado como el padre de la poesía persa, son de esta época. Unos años después de la muerte de Rudaki, comenzó la tradición épica persa que tenía sus fuentes en el Avesta y otros textos escritos en persa medio. La gran epopeya nacional persa es el Shāh Nāmeh de Abu'l Qasem Ferdosí (935-1020 d.C.) . Esta monumental obra consta de unos 60.000 pareados que describen la historia de los reyes persas desde tiempos remotos hasta el último monarca sasánida en el año 651. El ilustre poeta iraní tardó 35 años en componerla.
La evolución de la épica en la antigua obra de poetas como Mansur Abu’1 Qasem Ferdosí, dio pie a que la literatura iraní pudiese caminar junto con la de países como la India, Grecia, la antigua Roma y la de Occidente en general.

A partir de este tiempo y desde la formación de la lírica en Irán , la épica evolucionó paralelamente dentro de sus diversos marcos genéricos: La parábola, la poesía descriptiva y didáctica.

Al repasar la cronología de la épica cabe decir que ésta se ha expresado siempre en concordancia con la memoria histórica y ligada a las características de los pueblos. La Épica ha existido desde la antigüedad entre los pueblos; y su presencia en Irán ha estado fuertemente arraigada.
La Épica ha persistido, en la vida cultural de Irán, desde las primeras manifestaciones del pensamiento literario y de la civilización, debido al carácter de su pueblo. Hito importante fue la aparición de la lengua Persa Dari , llegando a su auge durante la época poética llamada estilo Jorāsāni .

Parece necesario agregar que, la mayor parte de estas obras que se recitaban en estilo Jorāsāni cuanto se conocía hasta entonces como épica, tenía su raíz en los acontecimientos históricos y en los hechos reales, y una parte de estas obras fue patria de las creencias populares y de la mitología persa clásica.

Hay que mencionar que a consecuencia de la atmósfera social y política dominante en la sociedad, géneros como la lírica, odas, églogas, poesía didáctica, fueron muy usadas, al tiempo que se alejaba del ámbito experimental de la literatura preislámica, que empleaba lenguas como el avéstico, el pahlaví y etc.

Estas obras, influenciadas por el espíritu épico de los poetas, jugaron un gran papel en la formación de dicha manera Jorāsāni y en la vida política y social de entonces. Estas composiciones se intensificaban, hasta tal punto, con los acontecimientos históricos, que las podemos considerar como la historia de tales movimientos. Los himnos patrióticos, la poesía carcelaria, la sátira, las burlas políticas, las criticas sociales: Todo ello es espejo de los eventos de la época.

Con el paso del tiempo, este genero se manifiesta en las obras de poetas y escritores que, estando influenciados por los acontecimientos diarios, los plasman en la literatura del momento, como ocurre en el siglo XIX. en el periodo Constitucional. Debido a esto, en un análisis general y descartando las influencias ambientales, en dichas obras son fundamentales la fe religiosa y la creencia espiritual.

Esta poesía épica muestra gran vigor al reflejar el sentimiento y pensamiento de su era. Si bien ésta no disfruta de una temática realista, en general muestra la presencia de la revolución y lucha entre héroes, sin olvidar que este genero literario en muchos casos como en las obras de Ferdosí, sirve de documentación histórica. De modo que, descartando la influencia histórica y social, estos escritos, que explican realidades acerca de los sucesos, guerras, revoluciones, movimientos populares y conflictos tribales, son engendradores de algunos estilos y técnicas nuevas en la literatura de su época, constituyendo a su vez un avance estilístico.

A decir verdad las obras de la literatura moderna en Irán todavía tienen muchas influencias de este género épico y podemos analizar la estructura del mismo en dos ramas temáticas: La infraestructural y la supraestructural.
En general, ésta, tiene algunos signos que la alejan de los géneros más antiguos. Y, aunque disfruta del mismo molde de Masnavi , Gazal , Cuarteto y Robāi , contiene algunas combinaciones, palabras y expresiones que la relacionan con el lenguaje corriente de hoy en día; sin olvidar que algunos poetas mostraron gran ímpetu en componer estos poemas, y trabajaron en los moldes modernos, los versos más destacados siguen estando inspirados en los clásicos.

Todo cuanto podemos decir del lenguaje de esta poesía es que sigue a los clásicos: Disfruta de una elaboración adornada y cuajada de recursos poéticos. Es cierto que algunos poetas, llevados por una visión crítica de los eventos, usan un lenguaje violento; pero no es menos cierto que existe gran cantidad de poemas que siguen un estilo narrativo, sereno, quizás más conveniente al cuento. Cabe mencionar que alguno de esos poemas, por seguir el estilo narrativo (rewāí), usan por norma, y esencial instrumento, expresiones populares, recurriendo al diálogo. Por otra parte, alguno de estos poetas, por su recurrencia a temas carentes de objetividad, o por caer en lo baladí, ofrecen una obra sin eficacia ni efecto. Debemos añadir que algunas obras, dentro de lo que decimos, desvalorizan el nivel de su trabajo traicionando su propósito de impactar al lector.

Es obvio, que las obras que aportan nuevos valores lingüísticos y conservan los rasgos evidentes de la verdad histórica de su tiempo, gozan de mayor prestigio y también de mayor popularidad.

Desde el punto de vista temático, la poesía de épica tiende, con mayor intensidad, hacia temas históricos. Esta unión entre la poesía épica y los conceptos históricos y narrativos, se debe a que el poeta quiere utilizar los Talmihat en especial las alusiones históricas en su obra. El uso de los símbolos naturales como: Las montañas (la resistencia), el mar (la incontabilidad, la inmensidad), el sol (la luz y la pureza), el ciprés (la resistencia), etc... muestran que parte de esa construcción tiene su raíz en la literatura clásica iraní; y el enlace de las escenas de guerra con los sucesos del comienzo del Islam y luchas entre pueblos.

Por la profunda emulsión histórica y religiosa, esta poesía a veces se revela como una elegía. Justamente, las elegías forman parte de estas poesías bélicas, escritas al margen de las aventuras y hechos revolucionarios. Por la misma tendencia hacia la lamentación, la queja, el clamor, el grito, ésta se aleja de su forma narrativa, prefiriendo y consiguiendo por tanto relaciones sentimentales.

 

ESTILO XORĀSĀNI

El estilo Jorāsāni se dio entre los siglos IX y XII. El nombre tiene su origen en el Jorāsān , una región al noreste de Irán que en aquel tiempo se extendía hasta Transoxiana, y donde surgieron los primeros poetas de este estilo.
Se puso en práctica en las dinastías Tāheriān, Saffāri, Sāmāni y Qaznawi en Irán. Además de ser empleado por poetas de otras partes de este territorio. Entre las características de las obras de esta generación cabe destacar la sencillez y facilidad de su comprensión; salvo algunos vocablos antiguos propios de aquel momento, no se dan dificultades en la lengua poética utilizada en este estilo. Uno de los motivos que provocaba su fácil entendimiento era que normalmente se recitaba acompañada de música. Solía reflejar la situación social e histórica de la época.
Los primeros poetas de este estilo fueron Mohammad Ibn-e Wasif Sagzi (s. IX), Firuz Mašreqi (muerto en 283 h./ 895 d. C.), Abu Slik Gorgāni (287 h./ 899 d. C.), Hanzalé Bādqeisi (s. IX), Mahmud Warrāq Herawi (s. IX) y Masudi Marwzi (s. X). y E ntre los poetas más importantes podemos enumerar a Rudaki Samarcandí, Daquiqí, Ferdosí Tusí, Farrojí Sistāní, Manučehri Dāmqāní, Bābā Tāher y Nāser Josro Qobādiāni.

 

RUDAKI SAMARCANDÍ

Abu Abdollah Djafar Rudakí Samarcandí fue uno de los poetas más famosos del siglo X (859 d.C.) hasta el punto de concederle el sobrenombre de “padre de la poesía Darí”. Recibió el nombre de Rudakí al nacer en la pequeña ciudad de Rudak, cerca de Samarcanda. No se tienen muchos datos de su juventud, pero según el libro de Ufí era muy inteligente y a la edad de ocho años ya había memorizado por completo El Corán. Poseía una bonita voz y tocaba el laúd y como consecuencia de esto último fue invitado por el emir del Jorāsān, Nasr Ibn Ahmad Samaní, a unirse a su corte. Algunos cronistas de su época afirmaban que Rudakí era ciego.
Dominaba todos los tipos de poesía y principalmente de temática bucólica, y en general es el modelo perfecto del estilo Jorāsāní. Una de las principales características de esta forma es la épica que apareció por primera vez con este autor. Fue el creador del rubaí, la cuarteta. En sus escritos prevalece la alegría y el optimismo invitando a ser feliz, a alejarse de la tristeza, de las penurias y de lo que provoca apatía. Se desconoce el número exacto de sus versos aunque algunos datos apuntan a que el número total alcanzó los 100.000 , de los que únicamente contamos con 900. Su obra más destacada es Kalila wa Dimna en verso de la que sólo nos ha llegado una pequeña parte. Además de este escrito, se conserva una ínfima parte de su extensa producción.
Murió en el año 329 h./ 940 d. C. en su ciudad natal.

شاد زي با سياه چشمان شاد
كه جهان نيست جز فسانه و باد
زآمده شادمان ببايد بود
وز گذشته نكرد بايد ياد
من و آن جعد موي غاليه بوي
من و آن ماهروي حور نژاد
نيكبخت آن كسي كه داد و بخورد
شور بخت آن كه او نخورد و نداد
باد و ابر است اين جهان فسوس
باده پيش آر ، هرچه بادا باد
رودکی سمرقندی

Vive felizmente con las de ojos negros
que el mundo no es nada mas que viento y fábula.
Alégrate de lo que has conseguido
y no recuerdes el pasado.
Para mi aquel rizado y perfumado cabello,
para mi aquella cara de luna que es de raza de ángeles.
Afortunado es el que utiliza y obsequia,
desafortunado el que no utiliza y ni ofrenda.
Este mundo de anhelo es como el viento y la nube,
acerca el vino, ¡pase lo que pase!

Rudakí Samarcandí

 

FERDOSÍ TUSÍ

En el mismo año que Rudaki se silenció para siempre en Samarcanda, Abul Qāsem Ferdosí el gran poeta épico de lengua persa nació (en el año 940 d. C.) en la aldea de Bāž cerca de Tus en Jorāsān de Irán. Su padre era uno de los agricultores de Tus y en aquel pueblo poseía un terreno en propiedad. En su juventud, el poeta, gracias a su parte de tierra y a sus posesiones no dependía de nadie y su vida transcurría placidamente. Desde los comienzos de su formación estudió literatura persa y árabe. También desde entonces anhelaba la lectura de los cuentos antiguos y especialmente tenía una inclinación por la historia antigua de Irán. Al la edad 35 años comenzó a escribir su gran obra de poética, el Shāh Nāmeh (El Libro de los Reyes) que tardó 35 años en completar. El Shāh Nāmeh contiene la historia de los reyes de Persia desde la antigüedad hasta el final de la dinastía Sāsāni (32 h. / 652 d. C. ). Este libro está dividido en tres partes y en cada una se describen los sucesos de un periodo: El místico o Pišdādí, el heroico o Kiāni, y el histórico o Tarijí.

Después de la muerte del poeta Daqiqí , que al parecer era su paisano, Ferdosí tenía la intención de conseguir el “Shāh Nāmeh” en prosa propio de Abu Mansurí , para llevarlo al verso... en la fuerte sequía y hambruna ocurridas alrededor del año 402 h./ 1010 d.C. en el Jorāsān, el creador de Rostam no contaba ni con lo imprescindible. Si más remedio decidió buscar apoyo. Con la idea de que el rey de Qaznin era famoso por su gusto por la poesía y por ser mentor de poetas, reconociera el valor de su obra, llevó a cabo el Shāh Nāmeh en su nombre y se dirigió hacia Qaznin. Pero en la corte de Qazneh, llena de conspiraciones, competiciones e intenciones, su entrada no contó con mucha aceptación. El sultán que sentía más predilección por las alegorías que por la historia de los héroes antiguos, no reconoció el valor la palabra de Ferdosí...

El Shāh Nāmeh no es sólo el relato más extenso y con más contenido que nos ha quedado de las épocas Sāmāniān y Qaznaviān, sino que en realidad es uno de los documentos más importantes de valor y esplendor de la lengua persa y también el cofre de las palabras y el depositario de la elocuencia. A través de él las hazañas nacionales e históricas del pueblo iraní se muestran de la mejor manera. Los profundos sentimientos patrióticos y las tenues enseñanzas morales se reflejan en ella. Ferdosí evita en múltiples casos el enrevesamiento y el alargamiento innecesario de las frases.
Ferdosí falleció a la edad aproximada de 80 años (~ 411- 416 h./ 1020-1025 d. C.) en su pueblo.

بيا تا جهان را به بد نسپريم
به كوشش همه دست نيكي بريم
نباشد همي نيك و بد پايدار
همان به كه نيكي بود پايدار
همان گنج ودينار و كاخ بلند
نخواهد بدن مر تورا سودمند
فريدون فرخ فرشته نبود
ز مشك و ز عنبر سرشته نبود
به داد و دهش يافت آن نيكويي
تو داد و دهش كن ، فريدون تويي
حكيم ابوالقاسم فردوسي

Qué no pasemos mal la vida de este mundo,
empleemos la mano de la bondad para nuestros esfuerzos.
Ni lo bueno ni lo malo es eterno,

entonces será mejor que la bondad quede como recuerdo.
Aquel tesoro, los dinares y el castillo
no te servirán de nada.
El bendito Fereidún no era un ángel,
ni estaba hecho de almizcle y ámbar,
consiguió su fama de bondadoso por dar y ofrecer

Abul Qāsem Ferdosí

 

 

Copyright © 2005 www.lenguapersa.com